martes, 18 de noviembre de 2008


Que estaba con ganas y salí a correr cuando más fuerte llovía aquí, en París. Me puse el gorro de capitán de barcos y me lancé a la calle en lo que se ha convertido desde hace más de un año en mi momento a solas con la ciudad. Que me sentía tan lleno de vida que ni el mayor de los vientos me levantaría del suelo aunque quisiera. Que me empapé hasta los huesos de agua y de ti...y que el Parc des Buttes Chaumont es una sucesión infinita de rectas curvas y curvas rectas imposibles de aprender...supongo que en eso os parecéis.

Luis.

2 comentarios:

Sara dijo...

tres entradas en dos días? parece que alguien está inspirado esta semana ^^ ya me contarás por qué, que hay mucho por contar.

besos enormes, pa-ri-si-no.

Leny dijo...

por fin volviste.
:)

menos mal, parisino.