domingo, 14 de noviembre de 2010

Cuadrando círculos


Cuadrando círculos día tras día y con la eterna convicción de que el camino más corto entre dos puntos no tiene por qué ser la línea recta.

Luis.

martes, 26 de octubre de 2010

En mi habitación

En esta ciudad uno se siente dueño de muy pocas cosas y al mismo tiempo, cree que una pequeña parte de cada una de ellas le pertenece y es suya. En esta mezcolanza de sonrisas, buenas caras y gente amable todo el mundo te hace sentir como en casa aún estando a mil kilómetros de ella.

Pocas cosas me pertenecen en Toulouse pero ironías de la vida, cada día yo a ella le pertenezco más y más.

Sé que una parte del Canal du Midi que bordea la ciudad y que se ha convertido en mi lugar conmigo mismo, es mía aunque nadie lo sepa. Sé que aunque nunca lo veré  por escrito en el contrato y lo frecuenten más de cien personas al día, Pastel et Sarrasin en la Rue du Taur siempre albergará mis mejores charlas y el mejor café de la semana.

Tengo una vieja bicicleta que no corre, sino vuela.  Una bicicleta del color del paso de mil historias de una noche por su cuerpo de acero sí-oxidable. Tengo una bicicleta que perteneció a Xavier, a Marta, a Julien y a Olivier en otra vida y que, gracias a noséqué ahora me pertenece a mi. Una bicicleta que me teletransporta cuando se lo pido a las historias que hacen de mi día a día un constante popurrí de emociones y vayvenes que le dan sentido al constante brillo de mis ojos.

Una bicicleta que vuela y poco más. Pocas cosas regalan tanta vida sin tenerla.

Luis.

martes, 14 de septiembre de 2010

La ville rose

Sería aburrido pensar que no podemos cambiarlo, por eso prefiero creer que Destino empieza con "D" pero somos nosotros los que elegimos con qué letra acaba.

Nueva página que empieza como casi todas, con la "M" de maleta en mano. Nuevos quehaceres, nueva vida que se inicia (otra vez) con camisetas cuidadosamente dobladas y embutido al vacío de ése que que al principio parece que está de más, pero siempre se echa de menos. Nuevo reto pero mismo sueño.

Toulouse me espera, allá voy.

lunes, 30 de agosto de 2010

Ni son dos días, ni tres cafés.

"Si no puedo tener lo que quiero, al menos me conformaré con lo que...¿necesito?" No, no, no...no me gusta cómo suena. Un inconformista como yo jamás podría aceptarlo. Probemos con esta otra: "Si no puedo tener lo que necesito, al menos me conformaré con lo que quiero". Así, sí...ahora sí. 

Tener lo que se quiere es infinitamente más fácil que aspirar a aquello que uno necesita. Me cuesta creer que no puedo tenerlo todo en esta vida, pero vale,  puedo llegar a aceptarlo.

A regañadientes, tendré entonces que elegir.

Me coges de la mano y me llevas una mañana de diario a ese gran escaparate frente al que todos hemos estado alguna vez en el que están todas las vidas que podrías vivir si tuvieras siete, pero tu madre, siempre atenta y aguafiestas, te recuerda que tú,  insignificante joven, solo tienes una y que además, dura dos días y tres cafés. La cosa se complica...titubeas, dudas y piensas.

- ¡Mierda mamá! elegir no significa decirle SÍ a algo, sino un rotundo NO a todo lo demás...

No contaba yo con eso.
Con esta idea en mente me levanté la mañana de un 30 de agosto más caluroso de lo habitual, alcanzando el día de mi 24 cumpleaños ese punto de perfecto equilibrio entre la cordura del guión establecido y la locura del vientecillo de la libertad que recorre el cuerpo de aquellos que a nada renuncian. Me levanté la mañana de un 30 de agosto con lo único perfectamente claro en mente de que en lo puro no hay futuro ni libertad.

Dicho esto me declaro en rebeldía contra las elecciones de toda índole y los "NO" rotundos que cierran puertas sin mirar quién hay detrás. A mis dulces 24 yo elegí elegirlo todo,  que ya tendré tiempo de darme cuenta de mi error...que la vida (por mucho que te digan) ni son dos días, ni tres cafés. Que si me siguen sobrando ganas de todo, nunca en mi vida me faltará de nada.

Luis.

jueves, 26 de agosto de 2010

Mi vida sin mi

Mis fotos en What you see is what we are
Semanas pensando qué hacemos aquí. Días en los que el tiempo no para y el aire no corre pero con la extraña sensación de que mi vida pasa sin mi. El extraño sentimiento de que todo ocurre y no soy más que un mero observador de lo que acontece...sin voz ni voto, sin ser juez ni parte de nada.  Sentimiento de que el tiempo no dura ni más ni menos que los besos que me puedan dar...que pocas cosas me quitan el sueño una vez pasadas, que yo con tanto sinsabor necesito rock and roll...

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Sin embargo para los valientes es la oportunidad... Cojo el tiempo y lo hago MÍO, que es oro y no estamos para derrochar...

Pronto Toulouse, nos llevaremos bien.

Luis. 

domingo, 22 de agosto de 2010

Bancos, vida y tú...

Más fotos en What you see is what we are
Los bancos son como tú, que me dejaste un paraguas para los soleados días de primavera y me lo pediste cuando más llovía en invierno...

Promesas que se perderán en estas cuatro paredes, como lágrimas en la lluvia se irán...

De vuelta de todo,

Luis.

lunes, 26 de abril de 2010

Último domingo de abril

Más fotos en What you see is what we are
Me desperté con la resaca del día después. Amanecí entre tanto juez juzgado y delincuente juzgante sin orgullo ni corazón. Me desperté en este último domingo de abril y pensé que días como hoy deberían ser eliminados del calendario. Entre tanto juez y tanta injusta justicia, les diré lo que es sí es injusto.


Injusto es este poliédrico Madrid con un tanatorio a las puertas del Calderón, capaz de ser cara y cruz de la misma cara de la moneda. Injusto es el popurrí de emociones que se vive a orillas del Manzanares cada tarde de domingo, injusto que este Madrid sea héroe para unos y villano a la misma hora para otros, lluvia y sol la misma mañana, agrio...pero también dulce. Injusto este Madrid y sus domingos de bocata de tortilla y cerveza en la grada, capaz de vender su alma al mejor postor. Injusto este puto Madrid capaz de enfundarse una camiseta a rayas y salir a dejarse la vida en el campo, al mismo tiempo que en la otra orilla del río, se viste de ese negro especial que solo emplea para los días de eterno adiós...otorgándole a unos, la vida que a otros ya no les queda.

Injusto, muy injusto amigos.


Luis.

sábado, 10 de abril de 2010

Les enfants de la liberté

Más fotos en What you see is what we are
"Jeannot, Tu leur diras de raconter notre histoire, dans leur monde libre. Que nous nous sommes battus pour eux. Tu leur apprendras que rien ne compte plus sur cette terre que cette putain de liberté capable de se soumettre au plus offrant. Tu leur diras aussi que cette grande salope aime l'amour des hommes, et que toujours elle échappera à ceux qui veulent l'emprisonner, qu'elle ira toujours donner la victoire à celui qui la respecte sans jamais espérer la garder dans son lit.Dis-leur Jeannot, dis-leur de raconter tout cela de ma part, avec leurs mots à eux, ceux de leur époque. Les miens ne sont faits que des accents de mon pays, du sang que j'ai dans la bouche et sur les mains."

martes, 16 de marzo de 2010

Printemps





Harto de tener mil pasados sin ningún futuro no me hizo falta transformarte en literatura para olvidar, tú sola te borraste de mi mapa del tesoro, en el que ya no hay ni cofre lleno de monedas ni final con rescate feliz marcado con una cruz...Lo dice un muy buen amigo mío (de ésos de los de siempre pero que nunca te fallan) y quizás tenga razón, hay gente tan pobre en el mundo que únicamente tiene dinero...

Cierto es que vendí mi corazón por dos duros sin ni siquiera reparar en manos de quién recaería y que, a día de hoy, únicamente sé que una parte de él siempre permanecerá en aquel andén, esperando eternamente al siguiente tren, acompañado de la poca fuerza que me pueda dar el a veces verde de mis ojos... Lo vendí, lo regalé o puede ser que me lo robaran en una de aquellas cienmil noches de descuido, pero seré honesto amigos...ni lo sé, ni quiero saber dónde está. Deseo con todas mis fuerzas que lo encuentre y lo cuide una vieja con nombre de flor, de ésas sonrientes que se te acercan a hablar en medio de la calle presumiendo de nietos, de lo bonitas que están sus plantas y de lo guapo y elegante que iba su marido cuando se casaron. Que de vuelta de la pescadería, Doña Rosa se lo olvide y de vuelta al puerto éste caiga en manos de un capitán de barco de ésos que no le tienen miedo a nada, tampoco al mar. Que en un viaje sin retorno lo recoja un clochard moribundo, que lo haga suyo por unos días y lo ponga a latir como se merece...hasta que se aburra de nuevo de vivir y lo tire en una esquina. Que lo rescate del olvido un relojero de los de antes, de ésos de manos mágicas, bigote blanco y gafas de lupa que todo lo hacían volver a funcionar... Que le dé cuerda un loco y cordura un sabio, que lo emborrachen en un bar y lo lleven al domingo siguiente a la primera de las misas. Que lo tiren de un avión en marcha y lo recoja un pesquero con nombre de isla y lo lleve a tierra, sano, salvo...cansado pero vivo.

Llegará el día en el que sea el recuerdo de un recuerdo lo que me traiga a la mente esa sonrisa, la sonrisa de tu risa...ésa que nunca podrás ocultar.

Feliz primavera, Luis.

sábado, 24 de octubre de 2009

M.

"Porque Madrid no es nada especial, no tiene un gran río, ni apenas rascacielos, no tiene ruinas, ni playa, ni mar. Pero tiene la gente, el rincón inesperado, la animación constante, la variedad. Vale la pena levantarse temprano por una vez para vivir un dia la vida de Madrid..."

domingo, 18 de octubre de 2009

Sogni d´oro.

Y corro cada noche descalzo sobre cristales que me queman bajo los pies, al salir de una Escuela que se ha convertido en mi segunda casa. Corro, e incluso vuelo, para llegar a mi cuarto y marcar los 9 digitos que me separan de su voz. Y la escucho cuando me habla y no pierdo ni un detalle de lo que me cuenta. Hay veces, en las que ninguno dice nada...y solo se escucha ese precioso silencio que lo escribe todo en el aire sin emplear una sola palabra. Y las historias se me hacen cortas cuando las habla ella y no otra, incluso las tristes son cómo amarguras cantadas por Chabela Vargas... Y sueño con máquinas que me teletransportan a su lado cada amanecer, con camas voladoras y "cosas de ésas" que soñamos los soñadores como yo, como ella... Y saco pecho porque aposté todo por el 37, aún a sabiendas de que posiblemente nunca saldrá... Y cada noche le engaño en la cama con otra.,acostándome con la desgraciada suerte de tenerla sin tenerla cerca, de sentirla sin tocarla y de hacerle el amor sin que ella se dé ni cuenta. Gran injusticia los 1326 kilómetros que nos separan, lo sé. Pero como dice Ibarra "si tratas de ser justo, solo es justo el corazón, los demás órganos tratarán de quitarte la razón..."


Pues eso, a ser justos y a esperar...que al impaciente se le olvida la miel del presente.

Luis.


lunes, 31 de agosto de 2009

Paris Folies. vol1.


Que sepas que es falso que ya nunca escribo y que he perdido la ilusión...pero entiéndeme, a veces es complicado encontrar las palabras adecuadas para cantarle al viento o hablarle al papel. Que éstas furcias de bonitas formas no salen solas, que les cuesta ver la luz cuando lo que se quiere decir es tan bello que cualquiera de ellas, mal situada en el espacio, o en el tiempo, lo estropearía todo...aún a tiempo pasado. Que mentiría si digo que volver a Madrid está siendo fácil...se me antoja como una mujer desconocida, frígida y distante...supongo que el tiempo dirá. No miento también si te digo que te echo de menos lo indecible, que me acojono por las noches y que la cama se me hace un mundo desierto si no estás...Te busco entre las sábanas abrazado a la soledad del que todo lo tiene y no te encuentro, pero me basta cerrar los ojos, que son los tuyos, para verte. Porque sí, por muy lejos que estés, yo te puedo tocar...

Descansa, que ya es tarde. Mañana más y mejor.

Luis.

viernes, 5 de junio de 2009

Todo cuenta...


Supongo que lejos de cambiar el mundo, encontrar la vacuna contra el SIDA, o ayudar al homeless que vive debajo de tu modesto piso de 200 metros cuadrados con vistas al Casón del Buen Retiro, todos buscamos en última instancia cierto placer personal, satisfacción, orgasmo de conciencia...como demonios quieras llamarlo. Supongo también que a todos nos excita la idea de ayudar, comprender y tratar de solucionar conflictos como el de Oriente Proximo, acabar con el hambre en el mundo o parar el puto Cambio Climático...pero no me jodan amigos lectores, no somos intrépidos Indiana Jones', carecemos de sentido arácnido y la chatarra que tenemos aparcada debajo de nuestras ventanas es lo menos parecido al puto Batmóvil. Nos preocupamos por el qué dirán, por el qué me pongo y por qué pelicula escoger cada triste tarde de domingo. Vamos al cine a ver las Vidas de los demás, ésas que ni si quiera existen, simplemente porque la nuestra carece de la intensidad de Scarface, la pasión de La vida es bella o la magia de Un toque de canela.

Les propongo coger la Vida por los cojones y mirarla de frente, follársela sin pensarlo, sin respiro, sin pausa. Vivirla, que para eso es Vida. No les hablo de darse a las drogas duras ni de escaparse a la India con lo puesto en busca de ése "no sé qué", no me malinterpreten...vivir no tiene por qué ser sinónimo de hacer el gilipollas. Pero si, EQUIVÓQUENSE, cometan errores y aprendan la lección; alguien dijo alguna vez que si quieres volver a sentirte joven tendrás que volver a cometer los mismos fallos que antaño, ¡háganle caso joder, cáguenla!. Les propongo prenderle fuego a la chispa de lo prohibido, de lo atrevido, de lo arriesgado. Les propongo abrir la caja de Pandora que libere sus emociones, sus represiones y sus miedos. Que no se callen un "te quiero" y que no escatimen en besos, benditos besos. Que derrochen. Que miren, que escuchen y después hablen. Si quieren cambiar este loco Planeta en el que todos vivimos, empiezen por cambiar el pequeño gran mundo que les rodea. Empiezen por cantar cuando la música muera, por ser veleta al viento de sus pasiones, por mirar mas allá de lo evidente, por un ¡buenos dias princesa! incluso a las desconocidas, a Matilde la de la Pollería y Marta la peluquera. Empiezen por aprovechar el tiempo, por pararlo y hacerlo suyo. Sean Crono y jueguen con él. Sean Primavera en Invierno, Fuego en lo mas frio del Ártico y cucharada de azúcar en mares de sal...


Háganlo y habran cambiado el mundo, porque cada detalle, cada palabra, cuenta.

Desde París, Luis.

viernes, 20 de marzo de 2009

Todo huele bien...



Mientras dejo mi futuro en manos del tiempo para que él decida, estoy lleno de cosas que contar, lleno de historias vividas, días de revista y noches de portada...y lo mejor de todo, es que estoy impaciente por ver qué pasará la mañana de mañana...cada día aquí en París es mejor que el anterior. Cada amanecer un fuerte escalofrío me recorre de abajo arriba, de los pies a la cabeza y me recuerda que no hay tiempo que perder...que la vida te lleva por caminos insólitos y que si te lo planteas, puedes tomarlos todos.

Escribo este post con más ganas que nunca, desbocado y sin releer lo ya pasado. Escribo a ritmo de free jazz bajo una lámpara de medio destrozada y una silla comprada en el bazaar de al lado de casa que se ha convertido en mi refugio favorito.


Todo es una fábrica de anhelos. Todo huele bien, todo está delicioso y lo demás...mmm, lo demás son todo son sonrisas. Todo tiene el color de una tarde soñada en plena primavera y las nubes parecen haberse puesto de acuerdo para dibujar en el cielo aquello con lo que soñé la noche anterior. Todo es sol y todo es un paseo a orillas del Sena. Todo es una lágrima al borde de tu boca cuando pensamos en el día en el que nos digamos adiós. Todo es una mirada que busca otros ojos que le escuchen entre las cabezas y los brazos de las dos mil personas del concierto de anoche, una mirada que busca y encuentra los míos entre tanto corazón para decir sin palabras "sí, ésta es mi canción favorita". Todo es una risa que retumba en Place Monge a las 5 de la mañana...cuando todo París ya duerme y nosotros estamos más despiertos que nunca. Todo es una botella de vino compartida y todo son mil sílabas tónicas que hacen de mis días una historia perfecta que contar cuando sea mayor...

A los que dicen que no, yo les digo que sí. Que estoy seguro de que sí, de que se puede tener todo en esta vida...por muy poco que dure.


Un beso,

Luis.


lunes, 2 de marzo de 2009

Marzo

El Proyecto de Fin de Carrera liquidado. Con estas cartas sobre la mesa me asomé sin más al mundo laboral, por pura curiosidad, y me di cuenta de que en dicho mundo los méritos ya no sirven, que de hecho tenerlos te hace "ser raro" a los ojos de los demás. Que aquí los que dicen ser Ingenieros no son tal, que tienen más de cuentacuentos, oradores y poetas que ideas felices en la cabeza. "Que hablan mucho, cobran bien y trabajan poco" (como dice mi amigo argentino Franco).

Cuando todo esto termine, cuando París y yo nos echemos de menos, cuando se acabe el Cabarnet Sauvignon más barato que bebemos cada noche, cuando llegue el momento de decirnos adiós ¿qué pasará? Son mil dudas las que tengo ahora mismo en mente...supongo que por eso no escribí en tanto tiempo, vivo mis días de reflexión. Aprovecho "ahora que soy joven" (como dice mi Padre) y me relajo tratando de tocar mis primeras canciones con la guitarra. Viajo siempre que el dinero me lo permite y para sacarme un "extra" he vuelto a escribir en retromusica. Por motivaciones que no sea, tengo HAMBRE de todo.

Sé lo que no quiero, pero no sé lo que quiero...difícil de explicar.

Luis.





miércoles, 4 de febrero de 2009

La luna bajo el brazo


Porque la idea de coger el primer vuelo que pude a Roma me hizo sentir como un náufragro en medio de la gran ciudad, como un explorador que nada lo conoce, como una guitarra que no deja de sonar. Estar constantemente en un sitio me mata, me hace sentir como una bolsa de viaje sin equipaje, como un mar sin su sal. Me produce el mismo no sé qué que una risa sin sonrisa, que un cielo sin estrellas, que una vida sin desamores...que un pez en un arenal.


De este modo me dí a la vida de colchones prestados de una sola noche y amigos de mil de ellas, de esos de toda la vida. Me di a la vida del "de aquí para allá", que me permite sentirme lleno de vida, que me permite morder trozos de aquello que soñé, que me recuerda que aún tengo rock & roll en el pecho...

Luis.

domingo, 25 de enero de 2009

Lo que nos une es que todos somos diferentes


Todo pasó tan rápido que no tuve tiempo para darme cuenta de ello. Sin quererlo fue muriendo enero y lo que para muchos es una cuesta, para mí fue una montaña rusa de las de verdad, de las de antes...de ésas con molesto sonido de cadena al subir una pendiente infinita, de ésas con vistas a Madrid desde lo más alto de la Casa de Campo, de ésas en las que por mucho vértigo que den...montarías mil veces más sin pensarlo. Una de esas montañas rusas con inseguros vagones de los '80 en los que una barra de hierro presionándote las piernas es lo único que impide que salgas proyectado al más allá...

Se me juntó el roscón de reyes con las rebajas de invierno, se encontraron sin quererlo cava y champagne, soledad y multitud... Claro, tanta mezcla al final acaba por embriagar al señor corazón...

No empecé el 2009 mejor persona, no solucioné el mundo ni hice nada extraordinariamente genial...No sé, últimamente siento que en este mundo de locos, ser alguien normal es lo que hace a uno diferente de los demás...

Desde París,

Luis.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Le monde est stone...


Es curioso...acaba el año de la manera más distinta posible a cómo empezó. ¿Quién iba a pensar hace tan solo doce meses que estaríamos así...?

Acaba el 2008 del temerario José Tomás, de la cruel Sarah Palin y del eterno John McCain. Acaba el año en el que fuimos campeones de Europa y en el que azules y rojos dejamos nuestras diferencias a un lado para marcar ese mágico gol... El año en el que Zapatero volvió a derrotar a Rajoy mientras Bobby Fischer se iba para no volver. Acaba el 2008 en el que los bolsillos de pocos se llenaron de plata mientras los de muchos se vaciaron sin piedad. El año en el que, con un atrevido peinado, conquistamos Hollywood a base de asesinatos en serie, Mar del Plata a base de orgullo y de nuevo Roland Garros. Acaba el 2008 en el que se corrieron los 100m más rápido que nunca, Bolt voló sobre el tartán mientras Phelps surcaba piscinas en su particular lancha cargada de fuerza y sacrificio... Año en el que Joker perdió la cabeza mientras los norte-americanos recuperaban la suya a través de un simple Yes we can. Acaba un 2008 en el que la justicia perdió el juicio y la credibilidad, en el que Indiana Jones desempolvó sombrero y látigo con algunos kilos de más. Termina el año con un Madoff que estafó al mundo entero y un mallorquín que pastó a sus anchas por las verdes praderas de que Wimbledon le ofreció. Una mujer para dirigir un ejército entero y un iPhone para gobernar el mundo...un mundo loco que, aunque a veces lo deseemos con toda nuestra fuerza, nunca para de girar...

Casi nada.

Un abrazo,

Luis.

martes, 23 de diciembre de 2008

C'est pour la petite bourgeoisie qui boit du champagne...

A los que no conocían París, se les antojó más mágico que en los libros.

Navegué en velero de botella por sus calles y asalté camas, corazones y boutiques del placer. Me salió mal la jugada más de una vez y fueron ellos quienes me quitaron el sueño un par de noches o tres. Esnifé el rastro que dejaron todas las estrellas del cielo y todo pasó tan rápido que sin darme cuenta se acumularon historias en mi tintero, de ésas que ya escribirás pero para las que nunca encuentras tiempo. Para no perder costumbre, mal y tarde, aquí las tenéis...son mis sueños sobre el papel.

Llegué a casa después de mil noches habiéndole dado la espalda al sol y mi mejor cara a la luna, me tumbé aún vestido sobre la cama y subí a un tren que se fue vacío para volver de allá cargado de emociones. Dejé pasar la India para dársela a algún nostálgico conquistador con aires de Robinson...demasiadas dificultades para ser vividas. Le pedí 5 minutos más al despertador cada mañana y a la Rue de Rosiers que se acordara de mí cuando me fuera. Conocí a gente que hablándome sin parar no me dijo nada y a otros que sin hablarme me lo enseñaron todo. Bebí del cáliz del vicio y después de de todo ello aún me quedan fuerzas para mi MadriZ...

Un beso.

Luis.

jueves, 18 de diciembre de 2008

See you Paris

Siento que viví más en estos últimos 3 meses que en toda mi vida. Siento que esto pasa a toda velocidad y que no puedo hacer nada por evitarlo. El avión sale en un par de horas, así que espero que me dejen subir con la bolsa cargada de historias y sensaciones, con mil botes llenos de fragancias y sabores...pronto estaré tranquilo en casa escribiéndo desde mi Madrid.

Luis.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Rue de Mouffetard

Salir de la Universidad, tomar aire y enfilar la Rue de Vaugirard. Mientras, una chica vestida con minifalta gris y medias negras distrae mi atención al cruzar a ritmo de Mushaboomn un paso de peatones ya desgastado por el paso de los coches y los años...sí, el oficio de paso de cebra es de lo más voyeur, son muchas bragas. Bordear Le Jardin de Luxembourg y sin quererlo, encontrar violentamente el Panthéon ante mí, ¿cuánta gente pasa diariamente por delante tuyo y simplemente te ve sin llegar a mirarte...? Una vieja Vespa azul del color del mar busca dueño en la puerta de la Faculté de Droit, que está regentada por un grupo de estudiantes waiting for the weekend, es viernes en París.

Estar dentro del Quartier Latin rodeado de historia e historias, supongo que los grandes que por ahí pasaron se sintieron alguna vez como yo, diminutos. Pasar por delante de una vieja librería custodiada por un anciano que mira el mundo a través de los sucios cristales de sus gafas y vive la vida a hombros de sus emplovadas novelas...no le gusta salir a la calle, es capaz de viajar sin moverse del sofá. Tomar aire de nuevo y enfrentarse a la Rue de Mouffetard. Aprender a leerla y a disfrutarla, aprender a saborearla y olerla...un restaurante Indio, un puesto de quesos y una pescadería... Una tienda de discos, un mercadillo de fruta y un puestecillo que vende ropa usada... Un olor a magdalenas recién salidas del horno me invade y una mujer mayor despierta mi envidia cuando se hace con media docena de éstas para llevárselas a sus nietos. Una postal de Doisneau, una imagen, más de mil palabras. Una tienda de reparación de violines, una créperie y La Grange, que ofrece una fondue de ésas que resucitan a un muerto...

Miki, cuando vengas, te llevaré.

Un beso.

Luis.

martes, 18 de noviembre de 2008


Que estaba con ganas y salí a correr cuando más fuerte llovía aquí, en París. Me puse el gorro de capitán de barcos y me lancé a la calle en lo que se ha convertido desde hace más de un año en mi momento a solas con la ciudad. Que me sentía tan lleno de vida que ni el mayor de los vientos me levantaría del suelo aunque quisiera. Que me empapé hasta los huesos de agua y de ti...y que el Parc des Buttes Chaumont es una sucesión infinita de rectas curvas y curvas rectas imposibles de aprender...supongo que en eso os parecéis.

Luis.

lunes, 17 de noviembre de 2008

France Follies

A Julio y a mí nos jode la incompetencia de Madame Florence. Nadie es perfecto, pero M.F es imperfecta en todo lo que hace. M.F es la típica francesa fría que roza los 60 y que a medida que te habla notas cómo un puñal se clava en tu espalda. M.F es la encargada de nuestro alojamiento en París y por consiguiente, la persona que se ocupa de nuestro bienestar diario.

M.F hizo mal el contrato de nuestro dúplex, el contrato con France Telecom y el contrato con Electricité de France. Por culpa de M.F hemos estado los últimos cinco días sin electricidad en casa (suerte que no hemos estado este fin de semana en París ninguno de los dos). No tener luz le da un toque más romántico a nuestras cenas, pero créanme, puedo sacrificar una noche amorosa con mi compañero de piso. Por culpa de M.F también hemos pagado unos 250euros de más en nuestra factura telefónica de los últimos dos meses. Por culpa de M.F ahora sé quejarme en francés y sé cagarme en la madre que le parió, al fin y al cabo no hay mal que por bien no venga.

Luis.

Genio

Entre Livi y yo hay algo especial. Supongo que solo él es capaz de avisar con un simple mensaje vía-internet de que en dos horas estará aterrizando en Charles de Gaulle sin previo aviso. Supongo también que, viniendo de él, y después de dieciocho años de amistad intolerable, ya nada me sorprende...

Me gusta escucharle cuando me cuenta que vive en Siena con un cordobés de veintiséis años que se ha ido desde Córdoba a Italia en un viejo Rover, con una máquina de hacer hielos abrochada al cinturón del asiento del copiloto como única compañera de viaje.

Hay cosas que sólo tú eres capaz de vivir, historias que se crearon para que solo a ti te pasaran. Mientras yo, las escucho encantado. Nos vemos pronto Life.

Luis.



sábado, 25 de octubre de 2008

Should I stay or should I go?

He tratado de escribir este post 200 veces desde que me dieron la noticia el jueves pasado, sin saber del todo cómo empezarlo y qué contar exactamente...así que me dejo la prosa para otro día y voy al grano.

Me han ofrecido hacer prácticas (de 6 a 12 meses) en Bangalore, India. Bangalore es el Silicon Valley indú, el lugar donde todas las empresas relacionadas con la tecnología de la información convergen. Supongo que es una de las decisiones que cambia tu vida para siempre. Supongo que elegir entre quedarme en París todo el año o irme a India es más complicado que elegir camiseta para cenar con tu chica o si tomarás vino en una cena con amigos. Esto va más allá de lo que jamás habría soñado antes de venir...muchas veces la realidad supera la ficción, me toca entonces sacar el disfraz de Superhéroe del fondo del armario para hacer frente a la que se avecina.

Me doy unos días para pensarlo e informarme bien de todo, pronto vuelvo con más.

Un beso.

Luis.

jueves, 16 de octubre de 2008

Ça plan pour moi

Nadie dijo que fuera fácil empezar de cero en París. Aquí aman la burocracia, odian a los estudiantes y comen por la calle croquets y paninis de jambon au fromage, eso sí, visten con zapatos de punta y portan abrigos de Dior, a ver qué te has creído. París es como , al principio acojona e impone respeto, más tarde engancha y te pide más...te pide un penúltimo paseo, una penúltima copa de vino, una penúltima canción a la que nunca puedes decir que no...a la que nunca dirás nunca porque la curiosidad por saber qué encontrarás al otro lado del puente que cruza el Sena te invade suavemente desde la cabeza a los pies...

Reconozco que me sentí solo entre tanto desconocido, que me sentí como Alfredo Landa en la Suecia de los años '70...pero sin chorizos en la maleta, lo cual hacía que todo fuera más complicado. Confieso que esto me parecía enorme y que aún habiéndome bebido Madrid, me ahogaría en este gran vaso de agua...por suerte cada día siento más que hago pie y que ni el mismísimo Napoleón podría hundirme si así lo quisiera...

Desde acá, para los de allá,

Luis.


viernes, 12 de septiembre de 2008

20%skill, 15%concentrated power of will. 5 percent pleasure and 50%pain,

No iba a ponerme a experimentar en el que podía ser mi último examen en la Escuela...así que hice como siempre. Salí a correr, terapia que relaja y despeja la mente no saben ustedes de qué manera. Cuando volví, todavía sofocado, Pablo me llamó y estuvimos hablando un ratejo; "Tu último examen...disfrútalo". Resulta irónico tratar de disfrutar de un examen, más aún teniendo en cuenta que quien te lo pone no tiene el más mínimo interés en que apruebes. Es, cuanto menos, un acto masoquista tratar de saborearlo, pero le hice caso...al fin y al cabo sacarle jugo a los momentos más comunes es lo que me mantuvo siempre con ganas y hambre de más...stay hungry, stay foolish. Es irónico también pensar que el aula en el que recibiste tu primera lección como universitario pase a ser tu pañuelo de estación, ése último tren que te transporta de la Escuela a La France en menos de lo que diseñas una red en topología anillo empleando la tecnología 100BASET y acceso al medio CSMA/CD.

Lo disfruté, tal y como Pablo me dijo, y salí un poco más Ingeniero y otro poco más persona, que para eso no hay asignaturas que valgan. Salí un poco más contento y otro poco más triste...sí, triste como el que folla con calcetines o hace el amor en camiseta...pero feliz como el que persigue algo y lo consigue.

Luis.

jueves, 21 de agosto de 2008

Comme une bouteille a la mer

"- Estos platos de fiesta tienen un diseño bonito ¿no crees?.
- Sí, los fabrican así propósito...pero no todo lo bonitos que podrían ser. Lo hacen para que la gente no los coja cariño, así nadie los echará en falta cuando los tiren a la basura al día siguiente.
- Sobrios pero con vida propia.
- ¿Sobrios pero con vida propia? Sí, me gusta."

Dicen que allí todo el mundo se enamora y que bla bla bla...pero bah, ¿qué tienes tú que no tengan las demás? ¿qué tienes que hará que deje de caminar en círculos, que me haga dejar de ser un kamikaze en este extraño mundo del placer?


Que no sé lo que quiero, ni lo que busco...ni lo que encontraré en París...sé taaan poco de tí...que por no saber no sé ni dónde voy a vivir...je suis comme une bouteille a la mer, mon ami. Tampoco sé quién me espera en tus calles y me acojona la idea de dejar nuestro Madriz. Me asusta tanto la idea de volver y que todo haya cambiado, como la de regresar y que todo siga igual...nostalgia del mañana, qué le vamos a hacer. Ahora que nos ponemos sinceros te diré que me da miedo pensar que dejo algo pendiente por acá...algo que siempre quise y por tu culpa nunca podré terminar...no quiero ser un plato de fiesta más. Vale, lo reconozco...me seduce esta aventura más que cualquier otra cosa y sí, me excita (y no sabes cuánto) la idea de probar nuevos sabores, nuevas fragancias...porque en parte es cierto, me siento como un Robinson Crusoe en su versíon más desvergonzada y a la vez menos valiente...pero ya saben, las guapas también se tiran pedos. También los listos cuentan con los dedos.

Luis.



lunes, 21 de julio de 2008

No mires atrás

"Recoged las rosas mientras podáis, veloz el tiempo vuela. La misma flor que hoy admiráis, mañana estará muerta"

Sería fácil engañarte y decirte que siempre nos quedará París, que you´re the only one y que te he echado de menos hoy...pero esas frases malsonantes mejor me las guardo para otra a quien no me importe engañar. Podría decirte que los 1268 kilómetros que la separan de Madrid no son toda una eternidad y que podremos tocarnos cada noche si antes de irnos a dormir sacamos la mano por la ventana de nuestras habitaciones, pero ambos sabemos que no será así. Podría llevarte en volandas al Pont Neuf para acabar descorchando juntos una botella de vino blanco francés...pero en seguida notarías que soy más de tinto...y eso lo estropearía todo. Supongo que el camino que lleva a tu casa dejó de ser para mí la alegría.Supongo que si mi vida es un simple poema, tú contribuíste a él con tu rima. No mires atrás, si miramos atrás en los andenes, la imagen permanece como una promesa.

Luis.


video

jueves, 19 de junio de 2008

Tribus urbanas, vol.1 - El Opositor

El Opositor es una persona solitaria, independiente, constante e inalterable. El Opositor se levanta a las siete de la mañana de un miércoles 12 de junio sabiendo qué será de su vida el jueves 17 de septiembre a las cinco de la tarde. Es metódico, un estudioso de los libros y emplea gamas enteras de colores para marcar sus apuntes. El Opositor hace turnos de catorce horas al día bajo el techo de la biblioteca y llega cada mañana el primero, únicamente por coger ese sitio de la esquina del fonde de la sala que tanto le pone. El Opositor tiene que estudiarse 453 temas de 30 hojas en 453 días, es una máquina devora libros que no admite estúpidos juegos de miradas con la chica de ojos verdes y minifalda-cinturón que tiene sentada delante. El Opositor no tiene días tontos, los tontos son los demás, piensa él. Es fuerte y no da lugar a la improvisación. El opositor emplea atril, tiene el culo gordo y la tez pálida...que yo sepa la luz de la biblioteca nunca emitió rayos U.V.A. El opositor no tiene nombre, pero todo el mundo en la sala sabe quién es.

Aún así, el Opositor sale a las nueve de la noche con la satisfacción que da el deber cumplido, es el Puto Amo del Derecho Mercantil...un Dios de las Letras y la Administración Pública, un Crack de la Bolsa que no sabe ni cuanto cuesta un tercio en el bar de la esquina.

Luis.

viernes, 6 de junio de 2008

El joven aprendiz de seductor

En mi último año de Universidad me ligué a la tía más guapa de la facultad. Aprendí que uno puede quedarse sin palabras justo cuando más las necesita y que sí, se puede vivir con manchas de carmín en la memoria. Conocí al señor Don Nudo en el Estómago y a Doña Infarto, pero no llegamos a congeniar...así que me despedí de ellos con un corte de mangas de lo más vulgar, tres son multitud. Aprendí que aquí y ahora es el momento y que no hay nada peor que versos y caricias calculadas. Aprendí mucho de aquello que no está escrito en los libros de Campos Electromagnéticos y Antenas, hablo de esas historias que están esculpidas en los ojos de los demás y que merece la pena pararse a leer con delicadeza...ya lo dijo Dante, hay que follarse a las mentes. Aprobé también Risas y Carcajadas II, que me había quedado para junio...todo gracias a "los chavales"...y saqué un notable en Buenos Momentos I, del segundo cuatrimestre. Aprendí que las compañías de vuelos baratos salen caras y que París está cada día un par de kilómetros más cerca de de mí y más lejos de MadriZ.

Miro a mi alrededor y sí, soñar está bien...pero que de nada sirve quedarse en la cama esperando a que las cosas interesantes vengan a acostarse contigo, si no vas tras ellas, se largan con niñatos de ojos verdes, pasa igual que las tías...pero no nos vayamos a poner sentimentales a estas alturas de blog...que uno tiene que mantener su reputación de chico duro.

Luis.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Manolo

Manolo tiene una tienda de alimentación en frente de la biblioteca. En época de exámenes le visito en los descansos y hablamos de fútbol, ciclismo, chicas y tetas (sí, tetas). Yo no tengo ni puta idea de ciclismo, así que simplemente asiento con la cabeza a lo que me cuenta. Al parecer le gusta un tal Eddy Merckx que fue el Dios de las dos ruedas en sus tiempos, ganó un montón de títulos y ahora sus hijos viven de ello.

Manolo se queja y emite un espontáneo pero más que sincero "Pero ¿cómo vais a aprobar en junio?, si es que mira qué vestiditos me traen" a lo que le sigue un "Ay, ay ay..." de lo más húmedo.

Manolo es un viejo verde de 70 años que derrocha simpatía. Vende bollos, chucherías, leche, zumos, frutos secos e incluso ilusión. Manolo regala chistes e historias de cuando estuvo viviendo en París si le pillas en un buen día. Presume de que ni una se le resistía. Yo, (con el Erasmus a la ciudad de la luz frotándose las manos a la vuelta de la esquina), escucho a ver si se me pega algo de su Alfredolandismo. Es un hombre sabio, verdequetequieroverde, sí, pero sabio. Manolo también vende Coca-Cola Light importada de Alemania, nadie sabe por qué solo ese tipo de Coca-Cola lleva los ingredientes escritos en aleman. Lo que todo el mundo sí sabe es que los Donuts, croissants y palmeras de chocolate que tiene expuestos en el mostrador que da a la calle están más secos que la mojama. Aún así hay quien que los pide con la ilusión de que ese día haya renovado, ilusos.


Luis.

jueves, 17 de abril de 2008

Que no dejo que me quieran...solo que me abracen.



Mientras a mí no me digan lo contrario, soñar sigue siendo una de las pocas cosas que todavía pueden hacerse sin la necesidad de pedir la cuenta después...

Puestos a soñar, yo quiero que Cat Power me despierte con un Sea of Love cada lunes. Ya que estamos que tiramos la casa por la ventana, mejor que esté sentada sobre un taburete a modo de monologuista e iluminada por la única luz de su guitarra, con las piernas cruzadas y el cabello, lacio, cayéndole sobre los pechos. Le daré una copia de las llaves de casa para que venga cada mañana a eso de las 9 y media (que ya se me habrá pasado la modorrita) y me dé los buenos días. Sonando de fondo, el olor de un buen café. Aún sabiéndolo, me haré el dormido y esperaré, con la impaciencia del que tiene una primera cita, a que entre desnuda por la puerta de mi habitación...se siente a mi lado y poco a poco vaya ganando terreno y tensión sobre la cama para acabar haciendo el amor y darle un toque de canela al día. No te digo esto porque me parezcas la tía más guapa y sexy del mundo, creo que si algo he aprendido es que lo que hace interesante a una mujer es lo que de ella oyes, no lo que ves... Y yo, yo lo que quiero es que me hablen al oido y me hagan cosquillas en la espalda mientras cuento hasta infinito con los dedos de los pies. Yo lo que quiero es una pedorreta bien hecha en la tripa...me da igual si es Cat Powel, el equipo al completo de presentadoras de pelo corto de La Sexta o la hermana mayor de Carmen Sevilla vestida de folclórica, coño. Quiero el agujero en mi donut, el queso en mis macarrones,
un ritmo cuando falte emoción...

Luis.

Ryuchi Sakamoto - Bibo no aozora

Hay días en los que es mejor estar callado y parecer que eres tonto, que abrir la boca y demostrar que lo eres. Hay días en los que no consigo enlazar más de dos frases con sentido cuando me siento a escribir...días en los que me clavo las espinas de las rosas que piso. Son días en que el agua que lleva mi río no fluye como debería...está turbia...es como si alguien se hubiera encargado de remover el fondo y hubiera sembrado caos y desorden en mis ideas.

Hay días que se escapan de las manos...huyen como coches robados...


Luis.

viernes, 21 de marzo de 2008

Piedras y flores.

Salí a correr aprovechando la última hora de sol y así añadir un nuevo atardecer a mi colección de momentos a solas en la playa. Salí a correr y jugué a no dejarme tocar los pies por las olas cuando rompían en la orilla...sabiendo que el que juega con agua, se acaba mojando. Corrí todo lo rápido que pude, como si huyera de algo...como si necesitara un día entero al volante de un descapotable del ’59 con rubia de película vestida de blanco y pamela, como copiloto de lujo. Me resultó inevitable mirar atrás una o dos veces.

Vi las huellas que había dejado en mi camino, algunas de ellas ya habían sido pasto de las olas. Yo, eterno cazador de momentos entre líneas, traté de leer aquella estampa como el que lee un poema de Joaquín, como el que quiere ir más allá de lo simplemente aparente. Pensé que esas huellas desaparecidas representaban los momentos olvidados, que una vez ocurridos, pasados están. Me refiero a aquellos momentos insulsos, ésos que no te quitaron el hipo en su momento, ésos que te supieron a poco y no te dieron qué pensar la noche de después. Por suerte la mayoría de las huellas sobrevivieron a la catástrofe y evitaron caer en el baúl de la amnesia. Y pensé, que había muchas paradas a lo largo del camino...y que lo importante no era llegar, sino el camino en sí…

Pequen, queridos lectores.

Un beso, Luis.

martes, 11 de marzo de 2008

¿Qué soy?


Soy optimista, terco, cabezota...y cabezón.
Soy un día pervertido, divertido y otros el peor.
Soy de trucos fáciles en días duros y de palabras torpes en momentos de tú y yo.
Soy imprudente, malcriado, caprichoso...aquí y ahora los dos.
Soy siempre atrevido y me visto de valiente para olvidarme de pensar qué pensarás.
Soy Indiana Jones.
Soy una estrella que durmió sola a la intemperie de la multitud.
Soy un impúdico animal sin pedigree adicto al elixir del corazón de las botellas.
Soy ilusión y bohemia, enemigo íntimo del cálculo y la norma.
Soy vuelo descontrolado colgado del cielo a placer del viento y sin motor.

Soy.
Orgía de razón y deseo.
Un ridículo aprendiz de seductor que canta rock and roll.
La locura en mi cordura.
Un día perdedor en un mundo de ganadores y otros el campeón en un mundo perdedor.

Soy capitán de mis ideas y esclavo del reloj.
Soy canela en natillas, cigarrillo en tu boca y rompeolas del malecón.
Soy confetti en cementerio y triste hombre del traje gris en una de amor.
Soy fácil pero distinto.
Soy todo-pecador y siempre-vividor.

Soy.
Una risa por todo y una lágrima por nada.
Un nostálgico del mañana.

Soy lo que nunca te diré que soy.

¿Qué soy?

lunes, 25 de febrero de 2008

Habana Blues vol.1



La Habana es música, es ilusión, rebosa poesía y palique allá por donde la recorras. La Habana vive de día y no duerme de noche, es una adolescente que vive de sueños y jamás ve el momento de coger la cama por miedo a que no haya un mañana, por temor a que al despertar todo sea una estúpida mentira y sus pertenencias se esfumen. Su pasado es historia, su futuro una incógnita...y su presente un regalo. ¿Será entonces por lo que los Cubanos disfrutan de cada minuto como si éste fuera el último? La Habana se viste de finas ropas y baila a ritmo de salsa durante toda la noche en las calles y en los bares. Corre ron por sus venas y viejos Chevrolets del '53 por sus calles, que hacen las veces de taxistas siendo el regateo el pan de cada día y necesario un curso de Ingeniería Industrial para arrancar estas viejas máquinas. La Habana aprendió a vivir sin nada, de modo que cualquier cosa le hace sonreir, es como un niño con cuerpo de anciano. Se sienta de cara al mar en el Malecón y con el ceño fruncido y el sol golpeando su cara, espera a que una ola de misericordia decida romper con las impenetrables rocas que la protegen.


Luis.

lunes, 28 de enero de 2008

Bonjour

Mañana tengo examen de Tecnología de Radiocomunicaciones o Microondas, para que nos entendamos. El examen es a las 9 de la mañana y estoy de lo más tranquilo. Me desperté más tarde que otros días y cuando miré al exterior por entre los huecos que deja mi vieja persiana de madera, vi que ya era de día y la ciudad estaba envuelta en un extraño ambiente primaveral...parecía como si enero le hubiera robado de la cartera unos días a sus primos abril y mayo. Parecía como si alguien tuviera raptada a la señora lluvia y al señor frío y no tuviera intención de soltarles jamás. En época de exámenes prefiero el mal tiempo, prefiero los días nublados...Así cuando estoy frente a los libros y miro por la ventana, parece mejor idea intentar comprender el mundo a ritmo de bic y formulario que salir a sufrir el temporal de turno.

Duré una triste hora y media en la biblioteca. Miré el reloj que custodia la sala de estudio y pensé que no merecía la pena seguir repasando...pensé que (siempre optimista) mañana aprobaría. Tomada la decisión de dar carpetazo a la asignatura decidí salirme a uno de los bancos de piedra que están el el jardín de la Universidad. Me quité el jersey, cerré los ojos y me dejé resbalar por el asiento con los codos apoyados en el respaldo. Con el sol como único compañero me lo pasé en grande y me dediqué a viajar por el mundo sin moverme del lugar. Me dediqué a buscar momentos imaginados, momentos con los que sueño cada noche como otros buscan atardeceres, olas gigantes o tréboles de cuatro hojas, cosas así, raras. Pronto quedó claro que aquella mañana me había despertado con la brocha y disfrazado de pintor parisino dibujando en el cielo eso, sueños.

Un beso

Luis.

jueves, 24 de enero de 2008

Tirorirori...


Resulta que últimamente conduzco con suavidad, canto todo lo que se me ocurra...y cada día, tengo que confesarlo, me parezco menos a aquella estrella de la música que se supone llevamos dentro. Desentono, me invento la letra y provoco ataques de risa en aquellos que osan ponerse a mi lado en los semáforos... - Menudo zumbao - pensarán (if they only knew...) Le cedo el paso a las mujeres mayores en la autopista al tiempo que les dedico un descarado y patético guiño de ojo...siempre me quedó grande el papel de Dandy. Escucho noche y día el elegante "Fly me to the moon, let me play among the stars!" de mi amigo Sinatra a la vez que chasqueo los dedos de la mano derecha tal y cómo él hubiera hecho. Cuando acaba esa frase vuelvo a poner la canción desde el principio por si me dejé algo qué escuchar entre lineas (entre esas dos lineas), algo que Frank quisiera decirme y nunca pudo. Soy un charlatán, así que probablemente no le hubiera dejado hablar...y menos estos días...que vivo mi particular Singin´in the rain...

Madrugo y eso me otorga el privilegio de ver salir el sol. Que ninguna mañana me parece igual que la anterior y que no me preguntéis por qué, los pájaros de mi barrio se han contagiado de mi felicidad y a las 4 de la mañana les da por piar. Le regalo mi mejor sonrisa a la entrañable María, mi vecina del primero (1.20m de estatura, 40 kilos de peso y 90 años) pero ni me reconoce...ya está mayor. Salgo a correr por las noches antes de cenar y nunca veo el momento de volver a casa, solo mis fuerzas marcan dicha hora. Hago todo lo que puedo por no dejar de vivir ni un solo segundo del día...no hay tiempo que perder.

Respiro.

Qué alivio.

Luis.

sábado, 22 de diciembre de 2007

Calles de Madrid. Tienes suficiente para no dormir

Demostrado queda que los paseos por Madrid a las 7 de la mañana buscando café con leche desesperadamente, tienen aire de pecado. Demostrado está también que no son buenos para la garganta y que los caramelos que alivian la tos únicamente se chupan por placer, no por remedio a la enfermedad. Está probado además, que Rudolph es un nombre ridículo para lo que se supone debería ser un elegante reno nórdico y de sobra es sabido que no hay nada más íntimo que una mesa y dos sillas enfrentadas. Dicen además que la Sangría de las cenas de clase alegra el instinto, apaga la sed y que la relación risas-precio que te proporciona es infinita. Existe el rumor de que el mercado textil que se encarga de la venta de gorros de Papá Noel cae en picado. Los niños pasan de esas "mierdas" y ahora está de moda jugar a la PS3, que translada la II Guerra Mundial al salón de sus casas con una fidelidad asombrosa, haciendo que sus madres necesiten chaleco antibalas y casco para poner la mesa. Es una verdad como una casa que pocos juguetes divierten sin la necesidad de unas buenas pilas alcalinas y que en la puerta de El Gran Circo Mundial cuelga el cartel de "Se necesita domador y trapecista. No se requiere experiencia previa".

De niño un apasionado de la Navidad. Hoy en día un comedor compulsivo de polvorones, un desengañado más... Pero, hasta la fecha, parece que al gordito de rojo se le cayeron un par de cajas llenas de historias y noches impredecibles por el hueco de mi chimenea. Impaciente de mi las abrí antes de tiempo. Pero ustedes cayen (que él no lo sabe) y déjenme disfrutarlas.

Un beso.

Luis.

lunes, 3 de diciembre de 2007

Se equivocaba conmigo

El miedo es lo que se siente al doblar la esquina. El miedo asusta al pensar que serás lo contrario de lo que soñaste. No tiene forma de casa en ruinas ni de anciana come-niños. El miedo tiene forma de cosas mucho más simples. Tiene forma de "aunque tú no lo sepas" y los domingos se viste de un "aunque tú no lo entiendas" tremendamente elegante. Tiene forma de cartas sin remite, sin un valiente que firme lo que escribe. Se sienta contigo a ver las noticias y más tarde te invita a una vida sin cambios, ordinaria y más sencilla de lo que jamás imaginaste. Te ofrece, muy sutílmente, (justo como hacen los vendedores de seguros dentales), una ciudad sin viento ni veletas que cambian con éste. Una ciudad condenada a bailar al ritmo de la lluvia sobre las capotas de oscuros vehículos sin moda alguna, conducidos por Don Nadies disfrazados de traje gris. Los versos condenados a una misma rima y las líneas de metro todas de un mismo color, aburridas y sin paradas con nombres como "Esperanza" o "Buenos Aires", que siempre le alegran el trayecto a uno, ¿no?

Y yo voy y le digo que no, que prefiero mis estrechas calles de pequeños portales carecientes de conserje y balcones abiertos a nuevas andanzas.

Un saludo.

Luis.

sábado, 17 de noviembre de 2007

Y a tí, ¿cuánto te mide?


Los hombres y las mujeres somos seres curiosos, medimos en Ohmnios lo resistivo que es un material frente a la propagación de las ondas electromagnéticas y en unidades de placer lo aromático y el sabor del café que disfruto ahora mismo mientras escribo. En millas la distancia entre Nueva York y Madrid y en metros la que hay desde la Gran Vía hasta Broadway. En sueños se miden los deseos lejanos y en ideas a las personas. En abrazos sin fuerza a los mentirosos y en número de galardones a los Teniente-Coroneles. En número de disparos en la nuca, de ejecuciones, a los fascistas. En lágrimas el dolor, pero en sonrisas y lágrimas la felicidad. En miradas se miden los deseos y en cucharadas de azúcar lo buena que saldrá la tarta de tu dieciséis cumpleaños. Las canciones se miden en minutos, mientras que los besos siempre parecen durar menos de lo que el reloj marca. Por otra parte las cenas de empresa se miden en lo cínicos que podemos llegar a ser con nuestro jefe, pero sin embargo, las de amigos se miden en risas, (-¿qué tal la cena de ayer? -Muy bien, risas mil). Los pasillos de la universidad se miden en el número de historias que se cuentan cada mañana y la Plaza Mayor en turistas rubios timados por hora. En Amperios la corriente que recorre la circuitería interna de tu teléfono móvil, en Grados la temperatura de tu cuerpo cuando te_mira_esa_chica. En milímetros cúbicos el sudor fruto del sexo y en pulsaciones por minuto, la actividad de tu trotamundos corazón, mochilero donde los haya, que duerme en distinta cama cada semana.

En un mundo esclavo de las cifras y la discretización, ¿alguien se planteó alguna vez en qué se mide el amor?

Un beso.

Luis.


jueves, 25 de octubre de 2007

El club de los poetas muertos

Cuando pierda todas las partidas
Cuando duerma con la soledad
Cuando se me cierren las salidas
Y la noche no me deje en paz

Cuando sienta miedo del silencio
Cuando cueste mantenerse en pie
Cuando se revelen los recuerdos
Y me pongan contra la pared

Resistiré erguido frente a todo
Me volveré de hierro para endurecer la piel
Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte
Soy como el junco que se dobla pero siempre
Sigue en pie

Resistiré
para seguir viviendo
Soportare los golpes
Y jamás me rendiré
Y aunque los sueños
se me rompan en pedazos
Resistiré

Cuando el mundo pierda toda magia
Cuando mi enemigo sea yo
Cuando me apuñale la nostalgia
Y no conozca ni mi voz

Cuando me amenace la locura
Cuando mi moneda salga cruz
Cuando el diablo pase la factura
O sí alguna vez me faltas tú

Resistiré erguido frente a todo
Me volveré de hierro para endurecer la piel
Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte
Soy como el junco que se dobla pero siempre
Sigue en pie

Resistiré
para seguir viviendo
Soportare los golpes
Y jamás me rendiré
Y aunque los sueños
se me rompan en pedazos
Resistiré

miércoles, 17 de octubre de 2007

Suelo Soñar - Zenit



Vuelvo a escribir porque desde hace un mes me falta. Me falta frenesí e imaginación...llevo demasiadas semanas echando de menos el arítmico sonido de las teclas hundiéndose sobre las yemas de mis dedos. Creo que dejé de formar parte del juego y me convertí en mero espectador, o al menos durante un tiempo. Las vacaciones duraron lo que tarda en llegar el otoño...pasaron rápido y sin llenarme de energía. Los anocheceres cada vez son más puntuales y las lluvias de principios de Octubre no han faltado a su cita anual. Durante este tiempo he observado que las hojas de los chopos del patio de mi casa cayeron antes que las demás...¿por qué tanta prisa? Con lo pequeños que se ven los problemas desde tan arriba...

Vuelta a la universidad...a la vida de carpeta en mano y mil-planes-por-delante. Vuelta a los nuevos propósitos, a los cafés como droga blanda después de cada comida y vuelta a la maldición de los despertadores, que fueron programados para cumplir su función en nuestro momento de máximo placer soñador, (si es que el sueño es placentero, claro).

Cuba como destino de viaje de carrera.

Ya me veo vagando por las calles de La Habana capturando con mi cámara cada momento que pida un segundo de protagonismo, cada paisaje, cada calle huérfana de vida y cada avenida llena de ella. Una gota de sudor recorre mi frente, hace calor..pero se agradece, Madrid te deja helado y te quita horas sin que tú lo sepas. Aquí, en la isla de Cuba, los días parecen más largos, los corazones laten a ritmo de blues y salsa.Hay tiempo para hacer el amor a todas horas, supongo que por eso son tan felices con tan poco, porque hacen el amor en cada esquina de la isla, en cada rincón y en esos coches americanos de los años '60 que tan curiosos se ven en las películas. Estoy convencido de que allí "todas las noches son noches de boda, todas las lunas, lunas de miel..."

Quedan meses para que nos encontremos, pero permíteme que me vaya presentando...

Un saludo.

Luis.


domingo, 16 de septiembre de 2007

¿Qué ves?

Y Ellos Creen que por tener ojos de color pertenezco a su burgesia...
Y Ellas Creen que por reflejar en mi sus propios colores seré arrogante como ella sola...

Y una sonrisa les duele, por que no soportan la simpatía, por que no saben de humildad, por que les enseñaron a mirar con arrogancia desde que son adolescentes.

No me mires como a un igual, no lo soy.
No me mires como a un extraño, no lo soy.

Solo Abre los ojos, y mira más allá de lo evidente..




martes, 11 de septiembre de 2007

Mi sueño de una noche de verano

Fue entonces cuando comprendió que la ciudad no estaba hecha para él.

Los árboles del pueblo habían sido sustituídos por farolas que hacían las veces de guardianes en la noche, nada escapaba a su control. Allí la brisa fresca caducó hacía ya años y el silencio, junto con la calma, fueron robados por un ladrón de guante blanco...quizás nunca existieron, pensó. Se abrochó el deshilachado botón de su rebeca de lana y cámara en mano trató de inmortalizar todo aquello de lo que se sentía un mero observador, un mirón, un curioso, no formaba parte del reparto de actores que era Madrid. Las mozas allí eran mujeres, las faldas...demasiado pequeñas y sus espectativas, al igual que sus ganas de comerse el mundo, demasiado grandes. A las pocas horas de haber dejado atrás la estación de Atocha el hambre hizo mella en él. Contaba con el poco dinero que había ganado trabajando para su tío en la granja, lo justo para sobrevivir un par de semanas mientras buscaba un modo de ganarse la vida...como si ésta fuera algo que se puede perder o ganar, algo que nunca nos llega a pertenecer del todo...

Madrugaba cada día en busca de su sueño. Ignoraba que detrás de los sueños no se corre, ellos son los que dan contigo...y tú, tú los haces realidad. Cada anochecer le parecía distinto. Acostumbrado a ver cada tarde ponerse el mismo sol tras el mismo campo de trigo en casa, allí cada puesta de sol tenía un color diferente. Había días en los que éste era oscuro, triste. Otros en los que reinaba un cielo rosado, que se degradaba de un extremo a otro del desolado paisaje de antenas y de males. Él saboreaba cada uno de ellos con la mirada perdida, ansioso de que un golpe de suerte se acostara con él esa noche y no lo abandonara nunca ante la gran ciudad.

Luis.