miércoles, 4 de febrero de 2009

La luna bajo el brazo


Porque la idea de coger el primer vuelo que pude a Roma me hizo sentir como un náufragro en medio de la gran ciudad, como un explorador que nada lo conoce, como una guitarra que no deja de sonar. Estar constantemente en un sitio me mata, me hace sentir como una bolsa de viaje sin equipaje, como un mar sin su sal. Me produce el mismo no sé qué que una risa sin sonrisa, que un cielo sin estrellas, que una vida sin desamores...que un pez en un arenal.


De este modo me dí a la vida de colchones prestados de una sola noche y amigos de mil de ellas, de esos de toda la vida. Me di a la vida del "de aquí para allá", que me permite sentirme lleno de vida, que me permite morder trozos de aquello que soñé, que me recuerda que aún tengo rock & roll en el pecho...

Luis.

5 comentarios:

ire dijo...

Hola feo! Cuánto tiempo!!!
Ya veo q no pierdes segundo de vida, eh ;) A ver cuando vuelves por tu país y nos vamos todos de fiesta, de esas q no acaban =)
Un besorro!

PD: Eres un culo en pena.

Sara dijo...

Es que un erasmus que no viaja, no es un erasmus....

CabezaDeNispero dijo...

Ja!

Dios, que ganas de volver a Roma...

aIDa dijo...

Pues un día deberias visitar México :)!

Que bien que te la estes pasando así! sigue disfrutando

Un beso desde aca Luis

Paola dijo...

Todos los viajes nos hacen sentir más vivos...aunque no vayamos a ninguna parte.